viernes, 8 de diciembre de 2017

OLVERA, DESCÚBRELA

Sobre un empinado cerro se extiende la hermosa localidad de Olvera, desde su punto más alto podemos divisar un espléndido paisaje que invita a regresar una y otra vez para descubrir sus rincones con lentitud.
Allí tenemos al amigo Paco Medina, conocido profesional que regenta la Bodeguita "Mi Pueblo" y autor del libro “La Tapa Antigua” publicado por la Diputación de Cádiz. Empezó por los años noventa y aunque ha cambiado en varias ocasiones de local, siempre su bar-restaurante ha llevado el nombre de “Mi Pueblo”´. El motivo es sencillo, Paco, es un enamorado del lugar, con un don especial para las relaciones públicas, además de un defensor de la gastronomía casera local.
Así que un buen día nos propuso a nuestra querida Lola López del Blog "La Fritada" y a nosotros, que organizáramos un grupo de amigos vinculados con la gastronomía para realizar una visita a Olvera y él se encargaría de preparar las actividades. El resultado no ha podido ser mejor, por ello queremos compartir la experiencia con vosotros para que en cualquier momento que podáis, disfrutéis de una vivencia parecida. 
Hay que significar que nosotros lo hemos tenido muy fácil, gracias a que Paco Medina, nos ofreció un trato exquisito desde la llegada hasta la despedida. Nos condujo a los distintos lugares del pueblo, llevó a algunas personas del grupo en su propio coche, nos presentó a los propietarios de las empresas que visitamos y en su restaurante nos ofreció un derroche de atenciones para que volviésemos contentos de Olvera y desde luego lo consiguió. 
Empezaremos a contar la fructífera visita guiada que iniciamos en la plaza  de la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Encarnación, la monumental iglesia de estilo neoclásico construida sobre la antigua de estilo gótico-mudéjar, de la cual aún se conserva su ábside. 
Continuamos con un bello recorrido por el Barrio de la Villa, formado por tranquilas y estrechas calles, casas blancas a distintos niveles que junto a la iglesia y el Castillo conformaban la ciudad fortificada árabe.  
Seguimos con interés las explicaciones ofrecidas por Sara, guía de la Oficina de Turismo de Olvera y que no llevaría hasta el próximo destino, el Castillo.
Construido a finales del siglo XII, el Castillo formaba parte del sistema nazarí de Granada. Su posición estratégica permitía divisar las fronteras de los musulmanes y los cristianos.
La fortaleza consta además de la torre del homenaje, que tiene forma de cubo y dispone de dos plantas, lienzo de muralla con paso de ronda, un recinto subterráneo y dos aljibes, uno de ellos suministraba agua a la torre. A su zona más alta se accede a través de una estrecha escalera de caracol. 
Asentado sobre el paseo de ronda de las murallas se encuentra La Cilla, nombre que recibía la casa o cámara donde se recogía el grano, es decir el antiguo depósito para diezmos. En este lugar se entregaba la décima parte de la cosecha como tributo a la iglesia o al rey. En la actualidad se encuentra la Oficina Municipal de Turismo y Museo la Frontera y los Castillos
En el museo se muestran los principales rasgos de la vida en la frontera de forma didáctica y escenográfica, además de maquetas y paneles que informan sobre la historia de la localidad.   
A unos dos kilómetros de la población se sitúa el Santuario de la Virgen de los Remedios, patrona de Olvera. Cuenta con gran devoción entre los habitantes y en sus alrededores se celebra la Romería del Lunes de Quasimodo, el segundo lunes tras la fiesta de la Resurrección. 
Este día es tradición degustar la torta del lunes, llamada también hornazo, torta de pellizco, bollo o torta de aceite y almendras... Se suele elaborar con masa de pan, aceite, azúcar, limón, matalahúva y almendras. En la fiesta esta torta se emplea como base para sostener el huevo del hornazo y se decora con golosinas especialmente para los niños. Era habitual hacerla en casa, aún hay personas que la siguen elaborando de forma casera, aunque en la actualidad se consume durante todo el año, constituyendo un atractivo gastronómico para los visitantes que pasan por las confiterías de la población para compartirla con la familia. Nosotros tuvimos la oportunidad de probar la elaborada en la cafetería Hipanova, situada en la Avenida Juliá Besteiro, nº 140. 
Paco Medina es un enamorado de la cocina tradicional y esta afición la comparte con su mujer, Lola, quien le acompaña en el local; de esta forma Paco, a las horas de las comidas puede atender a los clientes en la barra y la sala. Le avalan más de veinticinco años de experiencia profesional. También le gusta experimentar con nuevas tapas pero sin perder la esencia. Pues dejamos a su criterio la preparación del menú que empezó en primer lugar con unas clásicas tapas de Sangre en tomate, Higadito y Chorizo de la tierra.   
Luego llegarían una Ensalada de mango con Atún macerado y un Surtido de croquetas de rabo de toro, de carabineros y las llamadas “del Cádiz”.  Estas últimas son similares a las croquetas del puchero pero él le aporta color amarillo en honor al equipo de futbol gaditano. 
En el siguiente tramo llegarían los Langostinos al vino Alfonso, Tostaditas de lomo en manteca y las de Solomillo de atún con salsa de cerezas.   
Un nuevo trecho lo compondrían los platos de Pluma ibérica al Pedro Ximénez y Tierra y mar, un salteado de pulpo, langostinos y champiñones. 
Por si era poco llegarían los postres: Tartas de Queso, de Chocolate y de Carne Membrillo. 
Al día siguiente los que nos quedamos allí, volvimos pero en esta ocasión comimos bastante más ligeritos: Carne con tomate para compartir y un plato individual de Huevos rotos con jamón y trufa
Paco Medina preparó dos visitas gastronómicas, la primera a una fábrica de embutidos y la segunda a una almazara. Al llegar a la Cooperativa la Serrana nos presentó a José Pérez Gómez, que nos explicó el proceso de elaboración y parte de la historia de la empresa. La fábrica de embutidos fue creada por emigrantes olvereños que regresaron a su pueblo natal después de años de trabajo en diferentes países de Europa: Suiza, Holanda, Alemania… Poco a poco la empresa ha ido creciendo y en la actualidad la cooperativa está formada por doce socios y 30 trabajadores. 
Un aroma a jamones, cañas de lomo, salchichones…nos acompaña durante el recorrido por las distintas salas de elaboración, secaderos y cámaras de conservación.
Atentos a las explicaciones, observamos los diferentes formatos que se emplean en la elaboración de chorizos: herradura, rosario y bolita.  
Sus productos son muy reconocidos y se elaboran siguiendo la tradición de las chacinas de la localidad, esto forma parte de su éxito, además del empleo de ingredientes de calidad y de la cuidada elaboración. Sus productos son principalmente de origen porcino y de pavos. La empresa adquiere semanalmente unas 1.000 cabezas de ganado, la mayor parte procede de Andalucía y una menor proporción llega de Cataluña. Embutidos, productos cárnicos y de volatería se comercializan por diferentes regiones españolas, además de una parte muy importante que se distribuye en la comunidad andaluza.  
Antes de finalizar y realizar nuestras compras para traer a casa y compartir con la familia, tuvieron la gentileza de ofrecernos una degustación de excelentes productos, tales como la carne mechada; salchichón;  butifarra, con un estilo propio del lugar y diferente a las de otros puntos de la provincia y un producto menos conocido como es la morcilla de hígado. Se vende poco curada, siendo habitual comerla cortada en lonchas gruesas o bien untada al estilo paté. De una forma u otra es imprescindible acompañarla con un buen pan. Se elaboran en algún otro pueblo de la provincia, pero el sabor de estas es inconfundible posiblemente por la proporción de hígado, sangre y especias. La cooperativa se encuentra situada en la avenida Julián Besteiro, y además de abrir de lunes a viernes en jornada de mañana y tarde, podemos adquirir sus productos los sábados por la mañana.
En esta tierra de olivos y gran tradición aceitera no podíamos dejar de visitar una almazara, en esta ocasión nos dirigimos al Molino Las Pilas, una almazara que empezó a funcionar en 1810. Desde entonces son varias generaciones las que sin parar la han mantenido en uso; en la actualidad los hermanos Zambrana están al frente, respetando la tradición del servicio de maquila. 
La antigua práctica consiste en que el agricultor lleva sus propias aceitunas y el molino se encarga de la obtención del aceite, en contraprestación se entrega una cantidad acordada del producto. 
Tuvimos la suerte de ver en directo todo el proceso, al coincidir la llegada de un pequeño agricultor con unos 1.000 kg de aceitunas. Las fases son numerosas, la recepción de las aceitunas, limpieza y lavado, molienda de las aceitunas, batido de la masa o pasta de aceituna, extracción del aceite en frio y envasado. 
La almazara tiene sus propios olivos donde predominan la variedad lechina, aunque también tienen otras como manzanillo, verdial y alameño. El proceso es muy cuidadoso con el medio ambiente, así se aseguran unos aceites de oliva vírgenes de calidad con exquisito aroma y sabor. Los aceites del Molino Las Pilas están amparados por la Denominación de Origen de la Sierra de Cádiz. 
Antes de marcharnos fuimos a la pequeña tienda para adquirir algunas botellas de aceite, sorprendiéndonos los bonitos y distintos envases de cristal. Allí, Gabriel nos habló del color del aceite que puede variar desde el amarillo verdoso al verde amarillento. Pudimos comprobarlo pues tuvo la atención de obsequiarnos con una botella del aceite recién extraído en frío, su tonalidad verde intensa contrastaba con el aceite de las otras botellas de color más dorado por el tiempo de reposo. Estos aceites pueden consumirse en crudo, guisos o fritos.   
Paco Medina no quiso que nos fuésemos de Olvera sin realizar una curiosa  visita, una tienda de decoración llamada, Mafáldale, regentada por el decorador e interiorista, Cris Zamudio. El joven que goza de gran gusto y profesionalidad nos mostró encantado su preciosa tienda, en la que se puede encontrar elementos para  decorar cualquier estancia del hogar, pero por darle un toque gastronómico, diremos que observamos diversos muebles, mantelerías, cristalerías, vajillas y elementos decorativos, que se deben tener en cuenta a la hora de preparar una buena mesa para comer.  
Nos quedó cosas por ver y visitar, así que volveremos de nuevo. A vosotros que no seguís, animaros a visitar esta preciosa y acogedora población. Para terminar agradecer desde aquí, una vez más, el trato recibido por todos, en especial por Paco Medina. 

¡Hasta siempre amigos.!  

martes, 21 de noviembre de 2017

LA WEB DEL G.G.G. DOS DÉCADAS DE INFORMACIÓN EN LAS TERTULIAS GASTRONÓMICAS DEL ATENEO DE CÁDIZ


Las tertulias gastronómicas del Ateneo de Cádiz comienzan un nuevo curso con la conmemoración de los “20 años de la web del Grupo Gastronómico Gaditano”. La coordinadora tras su saludo inicial a los presentes y un resumen de la trayectoria de esta asociación constituida en el año 1986, les agradeció a los componentes hubiesen elegido a esta Institución y a las referidas tertulias para este especial aniversario.   

A continuación cedió la palabra al compañero ateneísta, Presidente y socio fundador del G.G.G., José Manuel Pérez Moreno, quien presentó a su compañero José Luis Flores Paniego, creador y responsable de la página web grupogastronomicogaditano desde 1997. Pérez Moreno con su especial sentido del humor explicó como su compañero, manchego de nacimiento, de la tierra de las andanzas del Quijote, de la ciudadrealeña Alcázar de San Juan y sin traer consigo las tres marcas gaditanas ineludibles de nacimiento, que empiezan por la letra C: caletero, carnavalero y capillita, llegó a ser el artífice de la web.
Foto cedida por el Ateneo de Cádiz

La explicación posterior fue convincente para entender que nuestro amigo José Luis se sienta manchego y gaditano. Llegó a Cádiz hace más de cuarenta años, donde estudió y luego ejerció como ingeniero naval. Se casó con una gaditana, naciendo sus hijos en esta ciudad. En este lugar se ha sentido seducido no solo por su familia y profesión, también por su cultura, por sus costumbres y como no podía ser de otra forma en un gastrónomo vocacional, por la cocina y la gastronomía de nuestra tierra. 
Esta suculenta y sabrosa afición le lleva en el año 1993 a ingresar en el Grupo de la mano de otro querido amigo, Eugenio Barea, Presidente fundador. Tras un tiempo pensando una fórmula para informar y difundir la gastronomía de Cádiz y su provincia, sin que ello fuese un desembolso considerable, le viene la idea de aprovechar su afición a la informática para crear la web. Gracias a esos conocimientos, tenacidad y esfuerzo,  logra con éxito entrar en el mundo de la comunicación por las redes sociales y sin apenas desembolso económico.
Concluida la intervención del Presidente del Grupo, José Manuel Pérez, le cedió la palabra a José Luis Flores, que contó cómo fue la creación de la página en 1997, e hizo un recorrido por las distintas modificaciones realizadas, acompañado de una proyección, donde se iba visualizando la adaptación a través del  tiempo. Mostró los importantes cambios de diseño, donde se podía apreciar la baja resolución de las fotografías, debido a que las cámaras por entonces no eran digitales, pues empezaban a llegar al mercado con un alto coste en sus comienzos y la calidad de los escáner tampoco eran los de la actualidad. Tras el diseño primitivo se pasó a otro, tipo magazine, con una página principal en la que se destacaba lo importante de cada actualización, aparte de tener un menú con las secciones habituales.

Se han realizado otras pequeñas modificaciones hasta llegar al cambio actual que incluye diseños nuevos, páginas amplias, menús desplegables, videos y otras herramientas digitales que hacen muy atractiva y amena la actual web.   
Las secciones son diversas. La primera podríamos decir que es la dedicada a mostrar a los componentes del Grupo, cada uno con su foto y una pequeña reseña. Es muy divertido ver como cuando se sitúa el cursor encima de una de las imágenes, podemos ver de niño al miembro del Grupo. 
Está la que recoge todos y cada uno de los premios otorgados por el G.G.G. desde 1987. En otro apartado encontraremos los eventos y actividades que han intervenido. No podría faltar la sección de las recetas y además cuentan con lugares destinados a sus libros, audiovisuales y el enlace directo con su Facebook. 

En resumidas cuentas tenemos al alcance de un clic, el material particular del Grupo Gastronómico Gaditano y se lo debemos a la brillante idea de José Luis Flores, que hace ni más ni menos que 20 Años, se atrevió a explorar en algo tan novedoso y todavía de poco uso que era internet.
Al final de la exposición hubo algunas preguntas de los asistentes y una cerrada ovación de felicitación por el aniversario y por la exposición. Una vez concluido el acto los componentes del Grupo Gastronómico Gaditano ofrecieron una copa y un aperitivo muy gaditano.  
Imagen cedida por el Ateneo de Cádiz
¡Enhorabuena por la labor a lo largo de este tiempo y un brindis por muchísimos años más de comunicación y amistad!

martes, 7 de noviembre de 2017

"20 AÑOS DE LA WEB G.G.G.” ABRE EL CURSO DE LAS TERTULIAS GASTRONÓMICAS EN EL ATENEO DE CÁDIZ

Queridos ateneístas y amigos:

El próximo miércoles día 15 de noviembre a las 19:00 horas, iniciaremos un nuevo curso dedicado a las Tertulias Gastronómicas, materia presente entre las muchas e interesantes actividades que el Ateneo Literario, Científico y Artístico de Cádiz ofrece al público anualmente. El acto tendrá lugar, como es habitual, en la sede de la calle Ancha, nº 20.

El período 2017-2018 se abrirá con la charla sobre los "20 AÑOS DE LA WEB GRUPO GASTRONÓMIO GADITANO”. Creada por José Luis Flores Paniego, componente del Grupo desde 1993, es una de las páginas pioneras que tiene como objetivo proteger y difundir la gastronomía y cocina gaditana. En la actualidad sigue siendo responsable de la web que recoge artículos, recetas, premios y otras actividades culinarias del G.G.G. 

Foto cedida por el G.G.G.

A la espléndida trayectoria del Grupo, que el próximo abril cumplirá  treinta y dos años de existencia, se le suma este señalado aniversario. Por ello deseamos nos acompañéis el día reseñado para mostrarles nuestro cariño y conocer más en profundidad sus experiencias en las redes sociales.      

Al finalizar su intervención podremos realizarles preguntas sobre el tema, estarán encantados de responder a nuestras curiosidades.     

¡Tomen buena nota! Las previsiones meteorológicas pronostican tiempo estable, así que os esperamos.

 Afectuosos saludos,

                                                                     María Luisa Ucero Manzano
Coordinadora Tertulias Gastronómicas
                                                                             Ateneo de Cádiz     
                                                                   
                                                                          

miércoles, 23 de agosto de 2017

LA NUEVA IMAGEN DE LA VENTA MELCHOR

Nos avisaron los propietarios de la Venta Melchor, Petri Benítez y Juan Carlos Almazo, de la reapertura de su restaurante después de cerca de siete meses que ha durado la reforma. Les agradecimos en su momento la invitación, pero por circunstancias no pudimos asistir. Evidentemente les debíamos la visita y aprovechando que teníamos a unos amigos de vacaciones por nuestra tierra, reservamos hace unas semanas y nos dirigimos a El Colorado (Conil de la Frontera). 

El blanco y la luz destacan y hermosean el local, que a pesar de su modernización no pierde la esencia de venta. Conserva el antiguo letrero de azulejos, donde reza: “Venta Melchor, fundada en 1960”. La entrada, recuerda a los tradicionales establecimientos que disponían de estanterías con productos de alimentación y conservas, además de cajones de madera para las legumbres, aunque luciendo un blanco inmaculado. 
Mientras que recorremos las distintas estancias, distinguimos alguna nevera y otros enseres antiguos. La atractiva bodeguita acristalada luce en el salón interior que se ha respetado casi en su totalidad; eso sí más luminoso debido a la luz natural que irrumpe desde el nuevo comedor ubicado en la terraza, lugar con un atractivo especial para comer y disfrutar de una buena sobremesa.  
La cocina se ha beneficiado de la ampliación y allí se mueve con profesionalidad y eficacia, la Jefa de Cocina Petri Benítez, otra de las joyas del patrimonio culinario gaditano. Vivaz, agradable, natural y con un don innato para hacer disfrutar a los comensales.  
Domina las recetas clásicas pero también se atreve a darles toques actuales. Eso sí, respetando siempre la calidad, la estacionalidad y siendo para ella un referente los productos de la zona. 

La carta con nuevo diseño, hace dudar al más seguro de los comensales, es apetitosa y con solo leer los nombres de los platos, se antojan todos. Si deseamos que nos aclaren las ideas, contamos con Juan Carlos que se esfuerza para que disfrutemos de nuestra estancia en la casa.    
"Paté casero de perdiz de la comarca de La Janda", "Buñuelos de camarones de La Isla", "Atún rojo de almadraba" preparado de distintas maneras, "Garbanzos de Naveros con rabo de ternera retinta", "Berza de judías verdes, calabazas y chícharos", "Calamares rellenos de marisco", "San Jacobo de ibéricos con queso El Bosqueño", "Flan de piñones de la dehesa de Roche", "Tarta de queso fresco El Gazul con mermelada de nísperos…todo un homenaje a los pescados, carnes, verduras, frutas y demás productos de la tierra gaditana; elaborados siguiendo el lema propio de la venta: “una olla de verdades” y cocinados por una mujer que resuma más autenticidad que sus propias ollas.