martes, 3 de junio de 2014

TRIANGULOS DE QUESO Y GAMBAS

Este aperitivo se lo dedicamos a nuestro sobrino Antonio, los probó una vez que los llevamos a una celebración familiar, y desde entonces es incondicional a  esta clase de bocaditos. Los rellenos pueden ser diversos, tanto salados y dulces, así como la forma que le demos a la pasta. Hoy vamos a poner éste, para los que como él son amantes del queso y las gambas.  

Los ingredientes que llevan son:
Pasta brick
Puerro
Gambas
Queso en crema
Un huevo
 
 
Vamos a prepararlos:
Empezamos pelando y troceando las gambas.
 
 
Luego lavamos y cortamos el puerro en cuadraditos pequeños (brunoise). En una sartén echamos un poco de aceite de oliva virgen, agregamos el puerro troceado y dejamos que se poche a fuego suave, cuidando que no se dore en exceso.


 A continuación añadimos las gambas, le damos unas vueltecitas e inmediatamente incorporamos el queso en crema. Una vez bien mezclado apartamos enseguida y nos disponemos a preparar los triángulos.

Cortamos la pasta brick en rectángulos. En cada extremo colocamos una porción de la mezcla que hemos preparado previamente, la cantidad es más o menos una cucharadita de postre. Ahora iremos cruzando la pasta en forma triangular, teniendo en cuenta desde el primer doblez que no se salga el relleno, procurando que quede bien cerrado, seguimos hasta un poco antes del final. Batimos el huevo, y ayudados de una brochita pincelamos los extremos para que los triangulitos queden sellados.

Una vez precalentado el horno, los introducimos a 180º hasta que queden dorados y crujientes. El relleno lo podemos preparar con antelación y montarlos un rato antes de hornearlos.
Sugerencia: Si quieres conseguir un color más doradito, puedes pincelar la superficie con un poco de mantequilla fundida, antes de meterlos en el horno.  
¡Animaros a hacerlos, son sencillos y gustan mucho!